La realidad en 3d, más tridimensional que nunca

9 febrero, 2012 | Por | Categoría: Negocios

La tecnología de las tres dimensiones ha ido un paso más allá y ha saltado de las pantallas de cine a las de nuestros hogares. Las tres dimensiones (3d) han superado la barrera de las salas de proyección y se están imponiendo como la nueva forma para el visionado de imágenes. Desde principios del 2010, se han empezado a comercializar los primeros ordenadores y televisores en 3d. Las revistas se han servido de este formato para sumar lectores y, como colofón, algunas marcas de moda han fabricado sus propias gafas 3d.

Portada en 3d de la revista Vogue, dedicada a Miranda Kerr.

El sistema de visión en tres dimensiones no es algo nuevo. En los treinta parece que los nazis experimentaron con cine en 3d y, en los años cincuenta, algunos cines ya proyectaban películas con este sistema, tal y como está sucediendo ahora. Esta técnica había permanecido en un estado de postración hasta que, a finales del 2009, James Cameron presentó Avatar. Desde entonces, los estrenos de películas en 3d se han multiplicado, aunque no siempre con un resultado satisfactorio desde el punto de vista de calidad técnica.

El mayor desarrollo de la técnica del 3d se está produciendo en el cine de animación. Según el director de animación de cortos Alberto Paiva, gracias a este fenómeno, “el nivel artístico y técnico sigue evolucionando y creciendo. Ya no se hacen sólo este tipo de películas en Estados Unidos, sino que el resto del mundo, sobre todo Europa, está compitiendo tanto en aspiraciones de taquilla como en calidad técnico-artística”.

Como todo sistema que se encuentra en vías de desarrollo, las tres dimensiones llevan aparejadas algunos inconvenientes, tales como el necesario empleo de unas gafas especiales, el deterioro del color de las imágenes proyectadas y la exigencia de situarse en el centro de la pantalla para lograr la sensación de inmersión que se pretende sentir. Incluso son muchos los espectadores que sostienen que, con el transcurso del tiempo, el efecto tridimensional se deja de percibir y les llega a producir dolor de cabeza.

Aunque no se ha encontrado ningún remedio contra estos óbices del 3d en el cine, algunos fabricantes como LG, Apple, Philips, Samsung y Sony han empezado a diseñar televisores en 3d que no requieren el uso de gafas. Esto ha supuesto un gran avance tecnológico y permitirá darle al formato un uso más doméstico. Tal ha sido también el caso de la empresa Toshiba, quien recientemente ha puesto a la venta dos modelos de televisores en 3d sin gafas de 12 y 20 pulgadas.

El nuevo reto para la compañía japonesa es lanzar al mercado los primeros modelos de televisores de gran pantalla, concretamente de 40 y 50 pulgadas. Los televisores ya se están comercializando en Japón, y estarán disponibles en el mercado europeo inmediatamente.

En opinión del director de cine Pablo Navarro, el 3d podría ser el resultado de una reacción de la industria frente a la amenaza que representan algunos productos sustitutivos como la piratería o la televisión. Lo mismo que sucedió, en su momento, con el color. Motivos aparte, lo cierto es que, gracias al atractivo que irradia por ser algo aparentemente novedoso, el 3d ha conseguido devolver espectadores al cine. En el año 2009, la cifra de espectadores aumentó un 2,8% respecto de la del 2008, según la Federación de Cines de España.

Ante el éxito mundial que ha tenido la inclusión de este formato en el cine, el resto de industrias están tratando de adaptarlo a su sector. La prensa escrita, y especialmente las revistas, no ha dudado a la hora de servirse de este nuevo invento para atraer lectores. Buen ejemplo de ello ha sido la revista Vogue Italia, que en el número de septiembre incluyó un reportaje en 3d de la modelo australiana Miranda Kerr.

Siguiendo esta iniciativa, Vogue Rusia incorporó en el número de diciembre dos anuncios publicitarios animados a través de la técnica del Video-in-Print (vídeo sobre papel), convirtiéndose en la primera revista europea de gran tirada en hacerlo. Este innovador sistema publicitario consiste en una pantalla extra plana de cristal líquido a la que se incorporan unos altavoces ultradelgados, a través de la cual se reproduce el anuncio.

La casa Toshiba ha puesto ya a la venta televisiones en 3d sin gafas de 12 y 20 pulgadas.

Desde sus comienzos, la industria cinematográfica ha perseguido el objetivo de llevar la sensación de profundidad y de mayor realismo a la gran pantalla. A medida que ha ido avanzando la técnica, y gracias al desarrollo de las tres dimensiones que ello ha permitido, se ha conseguido alcanzar su máximo apogeo.

En 1890, el inventor William Friese-Greene patentó el primer sistema de cine en 3d, pero debido a su complejidad no obtuvo el éxito que cabía esperar. No fue hasta 1922 cuando se pudo ver en las salas de cine de Los Ángeles la primera película en 3d, titulada The Power of Love. Aunque la cinta no triunfó, este formato empezó a despertar el interés de los directores de cine.

En los años cincuenta el cine en este formato recibió un gran impulso gracias a la proyección de películas en color, algo innovador hasta entonces. Se proyectó la primera obra en 3d a todo color, Bwana Devil, que supuso un gran éxito en taquilla. Este repentino empuje respondía a los esfuerzos de empresarios y estudios cinematográficos, que vieron en las tres dimensiones una forma de competir contra la nueva amenaza que suponía la televisión.

En las décadas posteriores, esta técnica quedó relegada a un segundo plano. Volvería a ser noticia gracias a la película de James Cameron, Ghosts of the Abyss, proyectada en formato 3d, en 2003. Al año siguiente se estrenó Polar Express, considerado como el primer largometraje de animación en 3d. A partir de ese momento, se han sucedido los estrenos de cine en 3d, siendo las películas de animación sus principales protagonistas (Toy Story 3, Shrek 4, La Bella y la Bestia).

Ahora, el 3d ha marcado un cambio en la forma de ofrecer los contenidos. Corridas de toros, conciertos o partidos de fútbol han pasado a grabarse también en este formato. La gran novedad a escala mundial viene de la mano de la serie española Los protegidos, cuyo primer capítulo de su segunda temporada se grabó en tres dimensiones. El capítulo se proyectó el 10 de enero en tan sólo cinco cines de España y podrá verse también en este formato a través de Internet.

En el sector informático, la aplicación de esta técnica ya ha dado sus frutos y se ha procedido a su incorporación, tanto en ordenadores y videojuegos, como en móviles y cámaras fotográficas. Al tratarse de pantallas de pequeñas dimensiones, el tener que situarse en el centro para poder ver adecuadamente las imágenes en 3d no se presenta como un inconveniente, a diferencia de lo que sucede con el cine y la televisión.

La fiebre de las tres dimensiones ha encontrado en los fabricantes de gafas de sol su último aliado. Marcas como Gunnar Optics y Oakley ya han diseñado sus propias gafas 3d. Pero ha sido la firma italiana Gucci la que ha tomado la delantera presentando las primeras gafas 3d de Alta Costura. De momento, estas gafas sólo han salido a la venta en las tiendas oficiales de Gucci de Estados Unidos, con un precio aproximado de 160 euros.

Alberto Fijo: “El 3d es una estrategia empresarial”.

Alberto Fijo Cortes es profesor de Crítica de Cine y Televisión en la Universidad CEU San Pablo, y director de la revista y del portal de cine Fila Siete.

Pregunta.- ¿Cuál es la situación del formato 3d en el cine contemporáneo?

Respuesta.- Digamos que sólo Cameron en Avatar se ha acercado a un uso satisfactorio. El resto hace pruebas, lo usa con más o menos convicción.

P.- ¿Está el mundo del cine preparado para estos avances?

R.- Lo que está claro es que supone una gran inversión para las salas de cine el adaptarse a ese tipo de proyección. Desde el punto de vista de dirección y guión, se obliga a hacer películas con secuencias que resulten vistosas en 3d.

P.- ¿Es realmente tan trascendente el 3d o se trata de una simple moda pasajera?

R.- No nos engañemos, el 3d es una estrategia empresarial para mantener la posición de privilegio de las majors norteamericanas, que poco tiene que ver con la calidad de la proyección o el disfrute del espectador.

Compartir:
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • email
  • RSS
  • Meneame

Más Temas

Tags: ,

2 comentario para “La realidad en 3d, más tridimensional que nunca”

  1. Alfonso dice:

    Un buenísimo artículo Cristina, enhorabuena y para la próxima vez anímate, habla con los fabricantes y sortea una tele en 3d, para que los lectores podamos ver de primera mano las ventajas e inconvenientes de esta “nueva” tecnología.

  2. Pedro dice:

    Fantástico artículo, mis felicitaciones a la escritora. Por fin un artículo que no solo nos cuenta las tendencias en el sector a nivel general sino que baja al detalle con gran precisión y esmero. Un ejemplo de buena prosa para el resto que nos dedicamos al sector.

    Saludos,
    Pedro

Deja un comentario

Debes acceder para comentar.